miércoles, 2 de mayo de 2007

Los coches más aburridos del mundo

Cinco años viajando, se quiera o no, dan para “algo”… y ese algo es la posibilidad de alquilarme un coche e ir conduciendo del aeropuerto a mi casa, sin preocuparme de taxistas o autobuses. Dejando de lado o para otro día el tema del alquiler con cargo a puntos, la disponibilidad y los inverosímiles suplementos que siempre aplican, se ve que tengo la negra con los coches que finalmente conduzco.

Estas navidades tocó un surrealista Volvo S40. Pongo “surrealista” por poner algo, no por otra cosa. Lo cierto es que yo había pedido un Golf, pero bueno… eso me dieron. En su día escribí lo siguiente sobre dicho artefacto, que ha de ser leído tomando como referencia mi coche actual de diario, que es un Mazda MX5 NB-II:

Se trataba de un S40 de esos de gasoleo, en un color pseudo-azul y con una tapicería clarita de lo más aparente de lejos, de lo más sintética de cerca. El coche es alto, muy alto. Excesivamente alto. La dirección suave, el embrague blando, el cambio pastoso, la suspensión blandísima… El motor es muy ruidoso y áspero, y de entrada ya muestra ese carácter de “todo o nada” de los tedeí malditos. Y eso sólo en el parking del aeropuerto…
















Tiene buena pinta, eh? Pues luego no.

Por autopista circula de forma suave y no muy ruidosa, si bien el ronroneo del motor está presente en todo momento, sonando de forma no muy distinta a la de un autobús urbano en plena carga. Eso sí, la sensación de velocidad es inexistente.

Los asientos son anchos, muy anchos. La postura de conducción es muy elevada pero no se ve nada del morro ni del culo. Paradójicamente en mi coche, con lo bajito que es, veo perfectamente morro, culo y lo que haga falta para maniobrar. El acabado es correcto, sin más. Ni bueno ni malo, y todo parece funcionar con la corrección que se espera de un coche con 8.000kms en el contador. Las plazas delanteras son suficientemente amplias, aunque la sensación se ve acentuada por el color claro interior. Las plazas traseras son estrechas, con poca altura y muy poco espacio para las piernas, amén de ser sólo 2 (¿queda algún coche normal que dé tres auténticas plazas traseras?).

Circulando por ciudad el coche es un taxi, nada más. Blando, estrecho y ruidoso. Faltaba Cadena Dial sonando en la radio para parecer un descamisado taxista.

Conclusión: ¿Quién demonios se puede comprar un coche así? Aburrido a más no poder, con un motor brusco y ruidoso, incómodo de conducir en tráfico lento, manual, pequeño y encima caro. Es uno de los últimos coches que me compraría, sinceramente. El horror automovilístico, la pesadilla del aficionado a los coches a los que yo soy aficionado

Lo devolví a la mañana siguiente con un desprecio absoluto por ese producto.

(...)

Ahora en Semana Santa tuve el dudoso placer de conducir un Skoda Octavia FSI. Esto que sigue a continuación es lo que escribí en su momento:

Yo tenía alquilado un Golf automático, pero el coche que pretendían darme era un Fabia... y me negué, así que pedí algo más grande, y me dieron "eso". El proceso de arrancado es cuanto menos curioso. Señores, talmente parece un diesel. No sube a 1500rpm y luego baja pausadamente al ralentí, sino que arranca desde abajo, cual diesel infernal. Eso y el ruido hizo que me auto-convenciese de que aquello era un tdi. Bueno, y que tampoco me dio por mirar detrás la denominación del coche. La aceleración inicial se corresponde más con la de un SDI, o mejor dicho, con la de un Clio 1.9d. El coche no anda nada de nada, y suena muchísimo a bajas vueltas, cual taxi hyper-kilometrado.

El interior, aburrido a más no poder. Volante de plástico rugoso, botones de plástico duro en la consola con un tacto espantoso, y una sensación de coche espartano de la Europa del Este muy lograda. Asientos que no son ni cómodos ni incómodos, sino todo lo contrario, y una suavidad de mandos que no invita más que a pegarse un tiro ante tal falta de alma, de vida. El espacio es bastante amplio, aunque el coche no ofrece nada que lo aproveche o que te haga la vida más cómoda. Supongo que en las versiones más equipadas esto no será así.
















Pura vida, eh? Pufff......

En conducción es nuevamente aburrido. Ni anda mucho, ni anda poco, ni suena poco ni suena deportivo. A bajas vueltas suena, como he dicho, como un taxi. A altas vueltas no apetece ni llevarlo. Embrague blando, palanca de cambios normal, mandos sencillos. Es ciertamente un coche para ir de un sitio a otro, nada más. La sensación de velocidad, como en todos estos coches, es escasa, y hay pocos ruidos aerodinámicos. Eso hace del coche un medio relativamente cómodo para hacer viajes. Por las autopistas de Canterbury a Londres se iba bien, pero de nuevo sin destacar en nada, sin alma. Maniobrando por ciudad es sencillo, pero no estando acostumbrado a no ver carrocería, las maniobras en aparcamientos se complican, más llevando el volante al otro lado. Por carreteras de segundo orden nuevamente lo mismo: vale, vamos de un sitio a otro y fin.

Viendo en km77.com, imagino que el coche era un Octavia FSI 1.6 Trend, que cuesta la friolera de 19.850 euros. O sea, tres millones largos para un coche aburrido que sí, tiene un maletero gigante, pero... qué horror!! Con él recorrí, según el recibo del alquiler, unos 218 kilómetros, en los que gasté 14 litros, lo cual supone un consumo de 6,42ltr a los 100. Impresiona... gasta poco, aunque también es cierto que anda poco y que yo no corrí en exceso, dadas las miles de cámaras de control que hay por toda la M2, incluyendo controles de velocidad media y tramos limitados a 50mph debido a obras.

Para alguien que necesite un coche de ese espacio y sobre ese precio, seguramente sea una opción excelente (yo creo que prefiero comer caca).

Observen las dos conclusiones: suicidio total automovilístico. Algunos me han dicho que pruebe el S40 con el acabado más deportivo, y que haga lo mismo con el Skoda. "Acabado deportivo". Miedo me da, la verdad. Y me fastidia, porque a por el S40 yo fui bastante ilusionado, pensando que me encontraría con un producto interesante, con un "algo" que justificase su marca, su look, su supuesta exclusividad. Y como con el Octavia, me encontré con un compacto relativamente agrandado (sobre todo por detrás), pero en el que el espacio tampoco era para tirar cohetes.

Intento pensar como lo haría el comprador de dichos coches, pero no lo logro. Supongo que necesitará algo de un precio asequible, pero contando con un presupuesto ya elevado; además, buscará espacio interior, una buena capacidad de carga, y comodidad... Comodidad proporcionada por el tarado de suspensiones y la suavidad de mandos. Y no nos olvidemos de un buen consumo, claro. En definitiva, un coche con la misma pasión que la moqueta de una habitación de hotel de 4 estrellas. Definitivamente, no puedo coincidir con ellos, y ello me lleva, en parte, a explicarme el éxito de los monovolumen compactos, cuyo espacio interior no es mucho más grande, pero que al menos te permiten ver más paisaje desde allí arriba.

3 comentarios:

Monstre dijo...

Comparto las mismas opiniones.

Frustración fué lo que sentí cuando conduje por vez primera el Xantia Activa.

Sensaciones = 0

No transmite, no sientes, no disfrutas.
Simplemente vas de A a B.

Pero no hay que olvidar que existe gente que ni siquiera se ha planteado el concepto de disfrutar al volante.

Esta gente quiere desplazarse de un punto a otro, cómodamente, quizás con otra gente y su equipaje y lo demás no existe.

De un vehículo que transmite sensaciones dirian que es un vehículo inseguro, inestable o poco fiable.

Lo que un amante de la conducción describiria como excitante o placentero, ellos lo traducirian en un encogimiento del esfínter.

Adquieren un coche por necesidad, y puestos, que tenga el suficiente equipamiento para hacer cómodo el viaje.

También por pomposidad y/o opulencia, pero nunca en vistas a disfrutar de la conducción propiamente dicha.

En cuanto estos vehículos dieran muestras de personalidad en su comportamiento, no se sentirian a gusto, puesto que todos los conceptos referentes a ello les pasan desapercibidos, no los buscan, no son una opción.

Son otro tipo de gente al volante, y necesitan otro tipo de vehículos.
Ese tipo que a nosotros no nos dice nada.

Anónimo dijo...

Pués yo he tenido una docenita de coches, el último un Mercedes C 250TD de cinco cilindros y automático. Curiosamente ahora tengo un Octavia Combi TDI 4x4, además de otro todoterreno de los de verdad. He conducido un Octavia 1.9TDI antes de comprar el Combi y te puedo decir que de aburrido nada de nada, tiene unos bajos impresionantes y una estabilidad que ya quisieran muchos Volvos, Renaults, etc.
Generalmente los coches de alquiler están "capados", para que duren el mayor número de Km. posibles, por ello las impresiones que puedas tener son poco realistas.
Tampoco sé realmente tu nivel como conductor para sacar jugo a un vehículo. Ahora bién, respetando las normas de conducción y con carretera en mal estado, lluvia, nieve y barro, prueba a conducir un Octavia 4x4 con diferencial Haldex de segunda o cuarta generación, posiblemente cambies de opinión, incluso te diviertas y quedes boquiabierto sintiendo emociones fuertes a cierta velocidad con terreno resbaladizo, eso sí, con unos buenos neumáticos, mejor si son de invierno. Por otro lado, el mío de espartano tiene más bién poco, buenos materiales, ordenador, ESP, Xenón y todo lo que los coches de grandes marcas pueden tener, sin faltar los asientos calefactados (buenos para el lumbago). Te dejo un enlace para que conozcas el vehículo y veas lo aburrido y "moquetero" que es: http://motor.terra.es/motor/articulo/html/mot25385.htm
.Yo no he escrito el artículo, pero éstos saben lo que dicen.
Ya ves, hace treinta y tantos años que conduzco coches y siempre de "los buenos". El año pasado decidí pasar de marcas y darle valor a mi dinero probando algo diferente y nada ostentoso. Estoy encantado, más cuando la conducción se pone difícil, eso sí, el motor diesel del Octavia de refinado no tiene nada, vamos, el ruido de mi anterior Merdeces era música celestial, pero como siempre llevo la radio puesta ni me entero.
Saludos.

Jesús Box dijo...

Para aburrido el Peugeot 207, yo tengo el gasolina turbo de 155 cv y pese a que es una buena potencia, no disfruto nada en las curvas... Igual es por el ESP no desconectable, pero el caso es que es tremendamente aburrido.

 
free web hit counter