sábado, 5 de mayo de 2012

Nissan Juke, la rana atómica

Todo el vuelo tranquilo, y se tiene que empezar a mover la cosa cuando me pongo a escribir el artículo sobre el Nissan Juke. Bien, recuerda un poco a cómo se mueve el coche al hacerle hacer lo que no se debería hacer, o lo que muchos dicen que no se debería de hacer con él, que es meterlo por cualquier sitio, bajar a una playa perdida…y subir. O simplemente pasar excesivamente rápido los badenes esos que ponen para que la gente reduzca la velocidad. Quizá no se deba de hacer, pero el coche lo pide al verlo, y cumple.

Nissan Juke, y están todos equivocados. Sí, hablo de los compradores de compactos sin personalidad. Me refiero a la personalidad del coche, que yo en los usuarios paso ya de meterme. Y es que muchos saben del desprecio que me provocan los coches compactos “generalistas”. Bueno, casi todos. Vale, la mayoría de los normales, no me salgan con un Escort RS Cosworth o un Golf IV R32. Y aquí llega el Nissan Juke, un coche tremendamente mal hecho, a romper con todo y echar por tierra las creencias aburridas de los compradores de Opel Astra, Hyundai Loquesea, y otros que sinceramente ni recuerdo. Casi todos excepto el Renault Megane familiar (negro, lunas tintadas), y el quinteto calavera de C30, A3, Serie 1 y CT200h. Bueno, y el New Beetle, claro, pero el actual, que es realmente chulo.

Juke en Lastres, Asturias

¿Y por qué? Porque es el coche más divertido que he conducido en mucho tiempo, al nivel de sonrisas de mi viejo MX5, y sin hablar siquiera de un coche carísimo, de un producto de lujo y exclusivo. Aunque el Juke quizá vaya a ser exclusivo por mera tozudez del comprador habitual, que sencillamente se equivoca cuando compra un Seat Leon o un Ford Focus. Y se equivoca porque lo que él cree que es divertido, capaz y económico, ni es divertido, ni se va a necesitar toda la capacidad, ni mucho menos resulta económico, que tener coche hoy en día sale por un pico.

¿Pero cómo un coche que digo está mal hecho puede ser tan especial para que yo escriba lo que escribo? Porque al tenerlo todo pasa a segundo plano, incluyendo el horroroso sonido de su motor 1.5dci de origen Renault. Y lo que voy a poner a continuación es una verdad como un templo, que he tenido la desgracia de conocer. ¿Desgracia? Sí, porque donde vivo actualmente nunca me podré comprar un coche que me puedo permitir con los ojos cerrados, y eso es un verdadero problema., querer un Juke y que no te lo venda nadie. Vamos al tema…

Juke

La estética es particular, o gusta o no. A mí me gusta, sin más. Pero fundamentalmente es diferente, y no hace falta gastar una millonada en un Infiniti (que además nadie conoce) para tener una rana atómica de seis ojos saltones. El tamaño es perfecto, no es grande por fuera, no es tan pequeño como dicen que es por dentro. Tres niños en el asiento trasero, de camino a la playa que digo (en realidad fueron cuatro playas en una maratón de galletas, colacao, barro, arena, lluvia y música a todo volumen), lo atestiguan. Y el maletero es más que suficiente. Y delante se va perfectamente. No hace falta más.

El interior no se nota de lujo, evidentemente. Plásticos duros abundantes. ¿Y? Al menos no es el horror de un Peugeot 308, por poner un ejemplo, aunque desconozco si ese coche tiene plásticos blandos en su interior. Plásticos blandos, plásticos duros… por el amor de Santa Culata, que vamos subidos en una rana atómica, ¡qué más darán los plásticos! Además, lo que sí resulta es diferente, y cómodo. Todo queda a mano, sorprendentemente pese a su aspecto futurista de moto cibernética. Con mil millones de pequeños fallos, que sumados hacen un coche imperfecto. Como que el reloj de la radio sea independiente del reloj de la pantalla principal, o que el ordenador de viaje se opere con un botón al que para acceder hay que meter la mano por dentro del aro del volante, o la falta de luces en los espejos de los parasoles, que eso será algo que a alguien le importará (sinceramente, no creo que sirvan de mucho).

Por dentro, foto de estudio

El arranque del motor es todo menos suave y discreto. El motor hace mucho ruido, y el ruido se siente en el habitáculo. No así las vibraciones clásicas de los diesel, como tiene que ser en un coche actual. Al arrancar, las agujas suben y bajan cual check-control ochentero. No sirve de nada, evidentemente, pero da igual. El cuadro va permanentemente iluminado en blanco, lo cuál me parece bueno. Hay una pantalla principal con unos controles que, aunque aparentes, me pareció que no servían de nada. O eso, o las diferencias entre los programas de funcionamiento Normal, Sport y Eco tienden a cero, claro, que también podría ser y, de hecho, parece lo más lógico. Pero mola ver los gráficos de potencia, par, e incluso un medidor de fuerza G en la pantallita, que por otra parte queda demasiado baja para mirar mientras se conduce.

En marcha

Parece que de momento la cosa no va bien, y el comprador del Focus va por delante en raciocinio. Intentar acceder a las plazas traseras le dará aún más razón, y entrará en estado catatónico al ver el maletero, cuyo inútil doble fondo es casi tan grande como el principal, sin contar con esa tapa tan alta a la que subir maletas puede suponer un esfuerzo considerable. Las ventanillas traseras no bajan del todo, y quedan bastante altas, quizá demasiado para tener buena visibilidad desde los asientos traseros. ¿Y?

Pisamos el embrague, y es un buen embrague. Nada que ver con las mierdas habituales, es un embrague decente. Metemos primera y nos enamoramos. El tacto de la caja de cambios, y ojo a lo que voy a poner, es delicioso. No es un BMW, ni lo pretende, ni un MX5, un S2000 o un EVO. No es eso, pero es una gozada. Seis velocidades, una caja de cambios que apetece usar, y un motor al que no le hace falta que usemos la caja. Imperfección divertidísima, uno quiere más.

Foto no contractual

¿Más? En autopista a ritmos normales o elevados, el coche va perfectamente. No es un Cayenne, claro, pero le da mil vueltas a un Volvo S40, por poner una referencia conocida por mí, y no se siente peor que un Tiguan. En carretera de curvas, pese a ser tracción delantera, es divertido y ágil, con una dirección precisa y un volante de un tacto perfecto. En ciudad es cómodo, no es muy grande, y su altura da una ventaja de visibilidad siempre de agradecer, no digamos al adentrarnos en rotondas, permitiendo ver por encima de los demás. Bueno, salvo que uno viva en una urbanización o circule por una zona un tanto pija,  tal y como me pasó el otro día, que de repente de cinco coches, los cinco eran SUV (y el mío el menos SUV pero sí el más sucio). La suspensión es dura, quizá demasiado, pero eso ayuda a la estabilidad en carreteras con buen firme. Ojo, con buen firme, porque en baches grandes o bandas de esas de reducir velocidad, si se pillan en curva y yendo rápido el coche responde con unos movimientos laterales bastante curiosos. Quizá haya que ir algo más atento, pero conduciendo es de lo que se trata, de ir atento.

¿Y ese coche qué hace? Ese coche baja por una pista en un estado lamentable a una playa en la que hace un frío que pela, y sube con un conductor nervioso que evita a toda costa parar y volver a arrancar, temeroso de que las ruedas patinen. Y se ensucia con barro y agua sucia de los charcos, y uno se lo pasa bomba, yendo a bordo de un aparato que no cuesta mucho, no gasta mucho, y es muy diferente a todo lo demás.

Camino de la playa

Y es una forma distinta de moverse, un coche que apetece coger, un coche que dejas en el garaje y lo miras mientras te alejas. Un coche al que, para ponerle tracción total, en la fábrica le ponen un motor de gasolina de 190 caballos y una caja de variador continuo, por esos motivos japoneses que nadie en su sano juicio comprende, existiendo en la misma marca (más o menos) el Renault Koleos de gasoil, con cambio manual y con tracción total.

Todo lo malo que pueda tener, que no es en absoluto grave, lo compensa ese carácter y esa estética del coche, y su capacidad para, aunque sea, meterse por algún caminillo sin pavor a dañar los bajos, sorprender a la gente empezando por el conductor, ilusionar. Evidentemente tiene lagunas de equipamiento y en el diseño prima más la estética que la funcionalidad, entendiendo por funcionalidad el maximizar el espacio interior (no sea que lo compre una familia oso, supongo).

Juke ligeramente sucio

Las alternativas son igualmente estúpidas y pasionales, y pasan a mi entender por el Mini Countryman y el Volkswagen New Beetle. Los demás, es otra liga, pero tengo clara una cosa: el Juke hace lo que los demás, pero aquellos no logran hacer lo que el Juke. Y eso es una ventaja tremenda para quien se dé cuenta de que realmente no necesita la tracción total, no necesita acomodar tres adultos en los asientos traseros, o un maletero con el que vaciar el Carrefour más cercano una vez por semana. Y para quien es capaz de prescindir de cosas a las que los fabricantes de coches “normales” nos han forzado a creer que necesitamos.

El viernes lo recogí en la oficina de Avis, y tal cuál fui al colegio a buscar a una personita que me esperaba ansiosa por ver el coche nuevo. Sí, también sirve para subirse a los bordillos y atascar calles, y de hecho lo hace muy bien. Lo devolví el martes por la mañana, lo aparqué junto al funesto Ibiza del que he hablado. Sin duda, una buena experiencia.

Subido al bordillo frente al colegio, entorno habitual

Nissan Juke, el más potente sale por unos 25.000 euros. El 1.5dci de 115 caballos es suficiente. No pidan tapicería en alcántara. No es un Range Rover Evoque, pero también cuesta la mitad. Compleméntenlo en su garaje con un buen deportivo usado, que los hay, y serán felices gastando lo que cuesta el Evoque, o mucho menos.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial tu entrada. me encanta tu manera de describir sensaciones y situaciones. Por cierto, voy a comparme un Juke y a la vista de lo que escribes y teniendo en cuenta la belleza de la imperfección (que le den a los pasajeros, maletero, demás SUV aburridos)...qué me aconsejarías?. el dci o el 190 cv turbo. La cabeza (=bolsillo+Km/año) me dicen que el diésel, pero las tripas (a la porra el bolsillo) me tiran al turbo.
Este le saca 2 litros largos de consumo al diésel pero debe ser un pepino volador...¿tú qué harías?
Gracias,
Cris

Sir Andrew Vickerman dijo...

Hola Cris,

Gracias por tu comentario. Yo no tengo muy claro que quiera este coche con motor de gasolina y cambio automático, que es la única forma de tenerlo con tracción 4x4, tendría que probarlo. Pero sí me resulta fácil imaginar que el gasolina gastará sencillamente el doble que el de gasoil, y en ti está ver si te lo puedes permitir y calcular la balanza de disgustos: ¿prefieres disgustarte por no tener el gasolina al arrancarlo, o cada vez que vayas a echarle caldo?

No te creas los consumos anunciados, es imposible que el gasolina gaste 9 litros, rondará los 10 a poco que le pises y lo metas en ciudad, y el de gasoil a mí me hizo 6,2 en un uso totalmente normal (para el coche que es).

Digo al arrancarlo, porque el diesel ya me parece que anda lo suficiente, y en carretera el motor no se oye. En ti está valorar si necesitas la tracción 4x4 y el cambio automático. Yo no lo tengo claro...

Anónimo dijo...

Gracias por el consejo! Aunque no lo tengas claro, me sirve de mucho tu opinión sobre el diésel que probaste. Ni necesito la tracción, ni el 4x4, es cierto. Pienso en el 190cv con cambio manual y ambos se igualan en precio...bueno realmente ahora Nissan bonifica 500€ si compras el 190, que imagino debe ser por que no les dan salida.
Por cierto, ha sido todo un descubrimiento tu Blog. Llevo dos días leyéndote y me gusta muchímo como escribes.

Un saludo y cuídate.
Cris

paola dijo...

la verdad es que es un autaso, sin duda si no fuera tan caro cambiaría mi renault megane del 2005 por uno de esos. el color negro es el que mas me gusta para los vehículos de ese estilo

Pedro Moya dijo...

Leí esta entrada un mes antes de comprarlo, y la vuelvo a leer después de 8 meses con él.

Y no puedes estar más acertado en tus palabras.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola a todos, en primer lugar le felicito por el blog, me ha gustado mucho cómo expresas la sensación de conducir y tener un Juke, andaba buscando un parasol para mí Juke y salió el blog con las primeras palabras “Y aquí llega el Nissan Juke, un coche tremendamente mal hecho.., pensaba que ibas a criticar al Juke, y empecé a leer porque me lo acabo de comprar, pero he visto que todo lo contrario, yo llevo 4 días con él y estoy enamorada, es lo que dices es un coche que gusta o no gusta por su diseño, mi modelo es el “tekna premium”, 1,5 LdCi 110CV (81 kW) 4x2.
Lo elegí porque es el modelo que trae cámara de visión trasera ayuda bastante ya que es un coche para mi personalmente mucho más grande que el que tenía anteriormente, y sabía que me iba a costar aparcar al menos en un principio, y habiendo elegido el color negro no quisiera estrenarlo antes de tiempo. Si que he echado de menos el tema de que para el precio que tiene podría tener más detalles, como el de la luz en los espejos que nos gusta a las mujeres, no trae ni una simple redecilla en el maletero para guantar tus cosas, por lo que cuando coges una curva va todo al otro lado. Estoy intentando buscar un parasol para poner delante y me dicen en nissan que hasta dentro de dos meses no les llega, no se si has encontrado alguno que le sirva. Lo que he notado es que la visión aunque es bastante alta, el lateral izquierdo no tiene la misma visión que tenía con mi antiguo coche (206 peugeot), el retrovisor al ser más grande quita algo de visión y los ojos saltones de la ranita como dices también. A mi no me ha salido tan caro como cuando lo configuré en la pág. oficial resultaba por 22.000€, y finalmente con entrega del coche antiguo y algún dto por parte de la casa, se me ha quedado en 19.600€. Comentaba lo de algunos detalles más como pedales deportivos, hubiera estado bastante bien, porque está el modelo sport que incluso trae para reposar el pie con un trozo metalico y me parece una chulada. Aquí dejo fotografias: http://www.km77.com/fotos/Nissan/Juke_2010/Interior.html?division=acabado&photoType=2 Después me dijeron en el concesionario que no trae rueda de repuesto, por precaución para los conductores y el peligro que conlleva cambiar una rueda en la carretera, me regalaron un kit de reparación para pinchazos, y después leyendo he visto que si que algunos modelos antiguos la traen de esas de que no puedes ir a mas de 80, total que cuando me lo entregaron se lo comenté y me dijo que si, que podías pedirla pero que era una rueda que ocupaba sitio en el maletero, en fin que asistencia en carretera no necesito más. Tienes 3 años de garantía, 3 años gratis nissan connect, 3 años gratis de asistencia en carretera y coche de sustitución en caso de averia, ésto no me lo habían informado, os lo comento para que a la hora de elegir seguro os lo ahorréis, yo lo tengo a todo riesgo y al complementar con asistencia en carretera sin limite de kms sube, y si pides coche de sustitución otro tanto, pues os informo y ya lo sabéis. Por cierto he asegurado el coche con “Qualitas Auto”, me ha salido por 400€ sin franquicia, al asegurar dos coches te hacen más dto, y si pagas con tarjeta otro tanto, la verdad que no los conocía pero he estado leyendo sobre ellos y no he visto ningun comentario negativo todo lo contrario.
Aquí os dejo un link donde podéis ver mucho más sobre el juke, a mi me encanta ésta pag. http://www.km77.com/nissan/juke/2011/informacion.asp

Y bueno seguiré leyendo para que me informéis sobre temas nuevo y vuestro Juke, Saludos!!

Sonia dijo...

Hola, Estaba encantada con mi Juke Tecno premium de tres años y medio, matrícula 4359 GZW. Solo 58.000 km hasta que hace quince días se me rompe la culata. En el concesionario me dicen que lo sienten por mi mala suerte ya que pasó la grantia hace 6 meses. Nissan no se respnsabiliza a pesar de que el taller oficial y el gestor intermediario de la incidencia abierta me dicen que es una averia muy rara para un coche tan nuevo y con pocos kilometros. En atención al cliente muy amablemente me informan que no puedo poner ninguna queja una vez cerrada la incidencia, que vaya a quejarme a la ocu o a donde yo quiera y que arregle mi coche donde más me guste. Voy a pagar coche durante 10 años y estoy perpleja, desesperada y muy muy indignada con Nissan. Aposté por un coche fiable, de calidad respaldado por una gran marca que una vez los vende ni fideliza al cliente ni se responsabiliza de sus errores.

Anónimo dijo...

Nissan hace ya tiempo que pertenece a chatarRanault, y ya sabemos cómo es la ingeniería francesa, Peugeot-Citroën va a la par, lo único que siento es que muchos se fabriquen aquí en España. Ninguno de los citados vende en Estados Unidos, segundo mercado del mundo, con su marca.

 
free web hit counter