viernes, 20 de febrero de 2009

Supernanny

En esta entrada brevísima les resumiré cualquier capítulo del serial Supernanny de la cadena Cuatro.

Unos padres inútiles son incapaces de educar o alimentar correctamente a sus hijos. Éstos insultan, se portan mal, protestan… lo normal en un niño maleducado. Los padres claudican con el tiempo, llegando a una situación insostenible.

Entonces llaman a Supernanny, que es una señora de pelo corto y aspecto de profesional ejecutiva, de profesora de colegio odiada por todos los niños menos por la pelota de turno empollona insoportable, y marca las pautas a seguir. Independientemente del comportamiento del niño, que siempre ha sido provocado por unos padres incompetentes, se crea un tablón de puntos y se da la solución mágica (y única), que consiste en no hacerle caso al niño. Pasar de lo que hace o dice, sin más. Si no quiere comer, que no coma. Si no cena ni desayuna, que vaya al colegio… Ni una voz, ni un cachete, ni nada. No hacerle caso, nada más.


















Durante unos interminables minutos (los que dura el programa), se ven niños tristes y padres pasándolo mal por estar pasando de sus hijos. Al final, se supone que se arregla todo.

¿Se arregla? ¿Pero cómo se va a arreglar si la culpa es de los padres? (no me continúen la frase).

Lo siento, no he podido ver nada del programa de hoy más allá que la imagen de la niña negándose por segundo día consecutivo a cenar. ¿Por qué? Por lo visto porque los padres están introduciendo cambios en la dieta. ¿Motivo? Que la dieta anterior no era conveniente.

Magnífico.















Una rabieta, nada más, no es el fin del mundo, coño.

El otro día era un niño que insultaba. Un niño no insulta si no ha oído antes esas palabras en otro lugar, generalmente en casa. Pues nada, a pasar del tema y no hacerle caso, ya se cansará.

Una voz, marcar la autoridad y punto. Manía moderna de educar a los niños como si fuesen adultos, coño.


















Hale, ya se acabó la entrada. Aprovecho para manifestar mi alegría por la recuperación de María Teresa Campos, que lo ha pasado mal estos últimos meses por una enfermedad que sé que es muy chunga. Pese a que no me guste presentando ese programa que presenta, lo cortés no quita lo valiente. Enhorabuena, María Teresa, a seguir bien.

Al final acabé viendo por enésima vez “Agárralo como puedas”.

1 comentario:

Teresa dijo...

Así se habla (se escribe, quiero decir

 
free web hit counter